Etiquetas

sábado, 5 de enero de 2013

Tinuka y Mariuca

La magia, la ilusión y la fantasía visitarán esta noche la mayoría de los hogares en los que habite un niño...
Mis recuerdos de infancia me transportan a unas sensaciones de nerviosismo, de insomnio, de duermevela, de miradas furtivas, de oídos agudos...y así hasta la madrugada en que nos levantábamos de la cama y allí estaban siempre, colocados como un pequeño escaparate todos los juguetes que con tanto amor nos habían dejado nuestros reyes.
¡Recuerdo tantos de ellos!: mi "Nancy" rubia y elegante y sus vestiditos, zapatos, complementos, "Dulcito" que era un bebé precioso con su biberón y su chupete, "Tinuka" una muñeca alta, grande, pelirroja y pecosa que dio mucho que comentar y reír en reuniones familiares.


Estos eran los protagonistas pero no faltaban los regalos secundarios que como en las películas, tenían su importante papel y no faltaban ningún año: rotuladores, cuadernos, lápices de colores, estuches, plumieres, mochilas, colonia...y los cuentos, los divinos cuentos de "Ferrandiz" que recuerdo con tantísimo cariño, sobre todo el de "Mariuca la castañera". Eran una verdadera preciosidad, porque aparte de contar una bonita historia, estaban genialmente ilustrados con unos dibujos maravillosos.





Y aquí estoy yo...feliz porque ya he recibido los regalos más bonitos que jamás hubiera podido soñar...y todos dulces este año...muy dulces.
No soy yo de pedir ni desear más allá de lo que tengo, pero ¿quién sabe?...a lo mejor esta madrugada me despierta algún ruido de papel arrugado, alguna risilla cómplice, algún achuchón que otro, y yo me sentiré más reina que nadie en los corazones de mis tres amores.

2 comentarios:

  1. Precioso relato, Lola. Me transporta a mi infancia. Yo no llegué a la Nancy,pero si tuve una Dulcita. Qué años, los de infancia.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, me has transportado...
    La Nancy es que era mucha Nancy. Lo que he disfrutado con esa muñeca. Y bueno, como dices, esas cosas que nunca faltaban porque así ya estábamos provistos para el resto del curso y para el comienzo del siguiente. Oye, ¿y tú no jugabas con recortables? Es que la imagen de la castañera me ha recordado mucho a ellos :-).
    Me ha encantado.

    ResponderEliminar